La fórmula para no divorciarse: déjala elegir la película.

Para esta nota nos basamos en la primicia de que ellas son las que más disfrutan o proponen ver películas románticas.

Las parejas que ven juntas películas románticas tienen un 50% menos de probabilidades de sufrir una separación por divorcio.

Un estudio elaborado por la Universidad de Rochester (Nueva York) obtuvo esta conclusión y para ello se dio seguimiento a 174 matrimonios durante tres años. 

El estudio fue dirigido por Ronald Rogge, profesor de psicología y fue publicado en el "Journal of Consulting and Clinical Psychology'. La investigación indica que comentar durante un mes cinco películas que tratan sobre relaciones de pareja pueden llegar a reducir a la mitad la tasa de divorcio entre recién casados.

Rogge sugiere que esta opción es una alternativa "económica y muy divertida" y "tan efectiva como otros métodos y guiados por un terapeuta".


 Dr. Ronald D. Rogge - Rochester University

Dr. Ronald D. Rogge - Rochester University

¿Cómo se llevó a cabo?

Para la investigación se dividieron a los participantes en el estudio en tres grupos. 
Cada grupo siguió una estrategia de terapia matrimonial.

El primer grupo fue el de resolución de conflictos.  El segundo de entrenamiento en compasión y aceptación. El tercero fue el de ver películas para tomar conciencia de la relación.


El grupo uno aprendió una técnica para tratar asuntos complicados y que hacía más lento el ritmo de la discusión para aprender a enfocarse en lo que el otro está diciendo en vez de apresurarse a responder.

Las parejas del grupo dos fueron animadas a través de pláticas y ejercicios a tomarse la relación con más compasión y empatía, e hicieron cosas como escuchar a un amigo o practicar actos aleatorios de afecto y amabilidad.

Estos dos grupos asistieron a charlas semanales y prácticas invirtiendo aproximadamente 20 horas, de las cuales todas, excepto dos, fueron con un terapeuta.

En cambio, el tercer grupo, que vio y comentó películas, invirtió la mitad de horas, de las cuales todas menos cuatro fueron en sus propias casas.
 


¿Podemos hacerlo nosotros?

Rogge señala que "Habíamos pensado que usar películas podría ayudar, pero no tanto como otros programas en los que enseñábamos técnicas a la ultima".

Los resultados sugieren que

"tanto los maridos como las mujeres tienen una buena idea de que están haciendo bien y mal dentro de su relación. No hay que enseñarles muchas técnicas para reducir las tasas de divorcios. Puede que sea posible con simplemente hacerles reflexionar sobre cómo se están comportando. Y el hecho de que cinco películas den beneficios en tres años es increíble", concluyó.

Investigación completa y original en http://www.rochester.edu/news/divorce-rate-cut-in-half-for-couples-who-discussed-relationship-movies/